fbpx
Categorías
Filtrar Por Categoria














En la madrugada del 23 de marzo de 2015, una pareja llegó a un puesto de comidas rápidas allí ubicado. Instantes después fueron abordados por el patrullero acusado, quien le pidió al hombre los documentos del rodante y, aduciendo que lo observó conducir hasta el lugar, le ordenó someterse a una prueba de alcoholemia. Ante el requerimiento, el ciudadano, además de señalar que no tenía consigo los documentos del automotor, rehusó practicarse la mencionada prueba con el pretexto de que en ese momento no estaba operándolo. La negativa suscitó una discusión en cuyo contexto el acusado advirtió al nombrado que le impondría un comparendo e inmovilizaría la moto, para lo cual retuvo su permiso de conducción. Aquél, sin embargo, se lo rapó y reaccionó agresivamente, por lo cual el patrullero y otros uniformados lo redujeron y trasladaron a la estación de policía. El ciudadano permaneció en ese sitio por cerca de dos horas y, estando allí, el también otro patrullero acusado le propinó golpes por los cuales le fue dictaminada la incapacidad médico legal de 10 días sin secuelas. Por estas actuaciones la Fiscalía, por competencia recibida por el Consejo Superior de la Judicatura; les imputó la autoría del delito de abuso de autoridad por acto arbitrario e injusto y lesiones personales. Luego del proceso correspondiente, un juzgado absolvió a los acusados de los delitos enrostrados. Dicho fallo fue apelado y en segunda instancia se revocó para condenar al primero a la pérdida del cargo público, multa de un salario mínimo mensual legal vigente e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas por seis meses; y al segundo, a las penas de 20 meses de prisión e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas, así como concederle la suspensión condicional de la ejecución de la pena. Inconforme con lo anterior, la parte defensora de uno de los acusados, impulsó la impugnación especial. Resolviendo, la Sala considera que sin dificultad se observa que en el reporte de triage el examinado expresó acudir a consulta por agresión, por parte de autoridades policiales, mientras que ante el perito de Medicina Legal adujo que sufrió agresión por parte de la policía de tránsito, en el cuartel de la policía; lo que contraría la realidad probatoria pues el defensor de la víctima solamente señaló que simplemente tenía algunos dolores sin indicar el origen de los mismos.

DESCARGA LA SENTENCIA AQUÍ

0
    0
    Tu Carrito
    Carrito Vacío
    ×